Guía sobre Asignación de Activos y Diversificación
HomeArticles

Guía sobre Asignación de Activos y Diversificación

Principiante
1w ago
6m

Contenido


Introducción

En todo aquello que respecta al dinero, siempre hay un riesgo involucrado. Toda inversión puede provocar una pérdida, mientras que una posición que sólo incluya dinero en efectivo verá su valor lentamente mermado a causa de la inflación. A pesar de que el riesgo no puede eliminarse, sí puede ajustarse para que quede alineado con los objetivos de inversión particulares de cada individuo.

La asignación de activos y la diversificación son conceptos que juegan un papel clave en relación con la determinación de dichos parámetros de riesgo. Incluso si eres un principiante en temas de inversión, es probable que estés familiarizado con los principios subyacentes de ambos conceptos debido a su vigencia durante miles de años.

Este artículo ofrece una visión general sobre aquello que representan y cómo se relacionan con las estrategias de gestión del dinero modernas.

Si estás interesado en leer más sobre un tema similar, échale un vistazo a nuestra Guía de Riesgos Financieros


¿Qué es la asignación de activos y diversificación?

Los términos "asignación de activos" y "diversificación", a menudo, son utilizados de forma indistinta. Sin embargo, ambos pueden designar aspectos de la gestión de riesgos ligeramente distintos.

La asignación de activos puede ser empleada para describir una estrategia de gestión del dinero que destaca la forma en que el capital debe ser distribuido entre distintas categorías de activos en un portafolio de inversión. La diversificación, por otro lado, puede describir la asignación de capital dentro de dichas categorías de activos.

El objetivo principal de estas estrategias es maximizar los retornos esperados, al tiempo que se minimizan los riesgos potenciales. Normalmente, esto implica determinar el horizonte temporal de inversión del interesado, su tolerancia al riesgo y, en ocasiones, consideraciones sobre las condiciones económicas generales. 

En pocas palabras, la idea principal que subyace a las estrategias de asignación de activos y diversificación puede sintetizarse como un "no pongas todos tus huevos en la misma cesta". La combinación de diversas categorías de activos, así como de activos que no presentan correlación, es la forma más efectiva de crear un portafolio equilibrado.

Lo que hace que la combinación de estas dos estrategias sea poderosa, es que el riesgo no sólo se distribuye entre distintas categorías de activos, sino también a nivel interno de dichas categorías.

Algunos expertos financieros incluso consideran que determinar la estrategia de asignación de activos puede ser más importante que la misma elección de inversiones específicas.


Teoría Moderna del Portafolio

La Teoría Moderna del Portafolio (TMP) es un marco que formaliza todos estos principios a través de un modelo matemático. Sería introducida por Harry Markowitz en un artículo publicado en 1952, por el que posteriormente recibiría el Premio Nobel de Economía.

Las categorías de activos principales tienden a moverse de forma diferenciada. Las condiciones de mercado que hacen que una categoría de activo particular tenga un buen rendimiento, pueden hacer que otra categoría rinda de forma pobre. La hipótesis principal es que si una categoría de activo presenta un mal comportamiento, las pérdidas pueden ser compensadas por otra categoría distinta que esté rindiendo bien.  

La TMP considera que combinando activos de categorías que no presentan correlación, puede reducirse la volatilidad del portafolio. Esto debería incrementar también el rendimiento ajustado al riesgo, lo que significa que un portafolio con el mismo nivel de riesgo reportará mejores retornos. La TMP también asume que, si dos portafolios ofrecen el mismo retorno, cualquier inversor racional preferirá aquel que presente un menor riesgo. 

En pocas palabras, la TMP considera que lo más eficiente es combinar en un portafolio activos que no presenten correlación.


Categorías de activos y tipos de estrategias de asignación

En el marco de una asignación de activos típica, las categorías de activos pueden desglosarse de la siguiente manera:

  • Activos tradicionales — valores, bonos y dinero en efectivo. 
  • Activos alternativos — bienes inmuebles, commodities (materias primas), derivados, seguros, private equity y, por supuesto, criptoactivos.

En términos generales, existen dos tipos principales de estrategias de asignación, ambas exponentes de los supuestos descritos en la TMP: la Asignación Estratégica de Activos y la Asignación Táctica de Activos.

La asignación estratégica de activos se considera un enfoque tradicional más apropiado para un estilo de inversión pasivo. Los portafolios basados en dicha estrategia tenderán a ser reajustados solamente cuando las asignaciones deseadas se vean alteradas, como resultado de un cambio en el horizonte temporal o perfil de riesgo del inversor.

La asignación táctica de activos se adapta mejor a los estilos de inversión más activos. Permite a los inversores concentrar su portafolio en activos que están superando al mercado. Supone que si un sector está superando al mercado, puede continuar superando durante un período prolongado de tiempo. Dado que se basa igualmente en los principios descritos en MPT, también permite cierto grado de diversificación.

Vale la pena señalar que los activos no tienen que estar completamente no correlacionados o inversamente correlacionados para que la diversificación tenga un efecto beneficioso. Solo requiere que no estén completamente correlacionados.


Aplicar la asignación de activos y diversificación a un portafolio

Consideremos estos principios a través de un portafolio de ejemplo. Una estrategia de asignación de activos puede determinar que el portafolio debe tener las siguientes asignaciones entre diferentes clases de activos:

  • 40% invertido en acciones
  • 30% en bonos
  • 20% en criptoactivos
  • 10% en efectivo

Una estrategia de diversificación puede dictar que entre el 20% invertido en criptoactivos:

  • 70% debe asignarse a Bitcoin
  • 15% a largo plazo
  • 10% de medio plazo
  • 5% a corto plazo

Una vez que se establecen las asignaciones, el desempeño de el portafolio puede ser monitoreado y revisado regularmente. Si las asignaciones cambian, puede ser hora de reequilibrar, lo que significa comprar y vender activos para ajustar el portafolio a las proporciones deseadas. Esto generalmente implica la venta de los mejores y la compra de los de bajo rendimiento. La selección de activos es, por supuesto, totalmente dependiente de la estrategia y los objetivos de inversión individuales.

Los criptoactivos se encuentran entre las clases de activos más riesgosas. Este portafolio puede considerarse muy arriesgada, ya que tiene una parte considerable asignada a los criptoactivos. Un inversor con mayor aversión al riesgo puede querer asignar más de la portafolio a, por ejemplo, bonos, una clase de activos mucho menos riesgosa.

Si deseas leer un informe de investigación en profundidad sobre los beneficios de Bitcoin en un portafolio diversificado de múltiples activos, consulta este informe de Binance Research: Series de Manejo de Portafolio # 1 - Explorando los beneficios de diversificación con Bitcoin.


Diversificación en un portafolio de criptoactivos

Si bien los principios detrás de estos métodos deberían aplicarse a un portafolio de criptoactivos en teoría, deberían tomarse con un grano de sal. El mercado de criptomonedas está altamente correlacionado con los movimientos de precios de Bitcoin. Esto hace que la diversificación sea una tarea irrazonable: ¿cómo se puede crear una canasta de activos no correlacionados a partir de una canasta de activos altamente correlacionados?

A veces, altcoins específicas pueden mostrar una disminución de la correlación con Bitcoin, y los traders atentos pueden aprovechar eso. Sin embargo, estos generalmente no duran de una manera tan consistentemente aplicable como estrategias similares en los mercados tradicionales.  

Sin embargo, se puede suponer que una vez que el mercado madure, un enfoque más sistemático para la diversificación podría ser factible dentro de un portafolio de criptoactivos. El mercado, sin duda, tiene un largo camino por recorrer hasta entonces.


Problemas con la asignación de activos

Si bien es una técnica innegablemente poderosa, algunas estrategias de asignación de activos pueden no ser adecuadas para ciertos inversores y portafolios.

Diseñar un plan de juego puede ser relativamente sencillo, pero la clave para una buena estrategia de asignación de activos es la implementación. Si el inversor no puede dejar de lado sus prejuicios, la eficacia del portafolio podría verse afectada.

Otro problema potencial proviene de la dificultad de estimar de antemano la tolerancia al riesgo de un inversor. Una vez que los resultados comienzan a llegar después de un período determinado, el inversor puede darse cuenta de que quería un riesgo menor (o incluso mayor).


Conclusión

La asignación de activos y la diversificación son conceptos fundamentales de la gestión de riesgos que han existido durante miles de años. También son uno de los conceptos centrales detrás de las estrategias modernas de gestión de portafolio.

El objetivo principal de diseñar una estrategia de asignación de activos es maximizar los rendimientos esperados y minimizar el riesgo. La distribución del riesgo entre clases de activos puede aumentar la eficiencia del portafolio.

Como los mercados están altamente correlacionados con Bitcoin, las estrategias de asignación de activos deben aplicarse a los portafolios de criptoactivos con cautela.