¿Qué es la estanflación?
Índice
Introducción
¿Qué es la estanflación?
Estanflación vs. inflación
¿Por qué sucede la estanflación?
¿Cómo se combate la estanflación?
¿Cómo podría afectar la estanflación al mercado de criptomonedas?
La estanflación de la crisis del petróleo de 1973
Conclusión
¿Qué es la estanflación?
InicioArtículos
¿Qué es la estanflación?

¿Qué es la estanflación?

Principiante
Publicación: May 20, 2022Actualización: Jun 8, 2022
7m

TL;DR (RESUMEN)

La estanflación sucede cuando la economía experimenta tasas de desempleo elevadas combinadas con un estancamiento o crecimiento negativo (recesión) y el aumento de los precios (inflación). Hay estrategias para combatir la recesión e inflación de manera individual, pero como son efectos contrapuestos, su combinación hace que sea difícil controlar la estanflación.


Introducción

Por un lado, la estanflación o el crecimiento económico negativo pueden abordarse mediante el aumento del suministro de dinero, lo que hace que sea más económico para las empresas solicitar dinero prestado (tasas de interés más bajas). Una mayor disposición de dinero genera expansión y tasas de empleo más altas, lo cual puede prevenir o combatir la recesión de manera eficaz.

Por el contrario, los economistas y responsables de la elaboración de políticas a menudo intentan controlar el aumento de la inflación mediante la reducción del suministro de dinero a fin de ralentizar la economía. Esto se puede lograr aumentando las tasas de interés, lo que hace que solicitar dinero prestado sea más caro. Las empresas y los consumidores piden menos préstamos y gastan menos, y la demanda reducida hace que los precios dejen de aumentar.

Sin embargo, cuando una economía vive una estanflación, se une lo peor de ambos mundos: recesión con una inflación elevada. Profundicemos un poco para entender qué es la estanflación, sus causas más comunes y las posibles soluciones.


¿Qué es la estanflación?

La estanflación es un concepto macroeconómico acuñado en 1965 por Iain Macleod, un político británico y Canciller de la Hacienda. El nombre es una combinación de estancamiento e inflación, y describe una economía que experimenta un crecimiento económico mínimo o negativo y un desempleo elevado combinados con el aumento de los precios al consumidor (inflación).

Los controles económicos típicos utilizados para combatir cada condición de manera individual pueden empeorar las demás condiciones, por lo que a un gobierno o banco central les resultará difícil lidiar con la estanflación. Normalmente, los niveles elevados de empleo y el crecimiento se correlacionan de manera positiva con la inflación, pero eso no sucede con la estanflación. 

El crecimiento económico a menudo se mide en función del producto interno bruto (PBI), que está directamente relacionado con las tasas de empleo. Cuando el PBI no tiene un buen rendimiento y la inflación aumenta, una estanflación severa puede conducir a una crisis financiera más general.


Estanflación vs. inflación

La estanflación, tal como vimos, es la combinación de la inflación y el estancamiento económico o el crecimiento negativo. Aunque la inflación se puede definir de diferentes maneras, a menudo se refiere a un aumento de los precios de los bienes y servicios. También la podemos describir como la disminución del poder adquisitivo de una moneda. 


¿Por qué sucede la estanflación?

En pocas palabras, la estanflación ocurre cuando el poder adquisitivo del dinero disminuye al mismo tiempo que la economía se ralentiza y el suministro de bienes y servicios disminuye. Las causas exactas de la estanflación varían dependiendo del contexto histórico y las diferentes perspectivas económicas. Existe una variedad de teorías y opiniones que explican la estanflación de manera diferente, como el monetarismo, el modelo keynesiano y el nuevo modelo clásico. Veamos algunos ejemplos.

Política monetaria y fiscal incompatibles

Los bancos centrales, como la Reserva Federal de Estados Unidos, administran el suministro de dinero para influir en la economía. A estos controles se los conoce como política monetaria. Los gobiernos también tienen influencia directa en la economía a través de políticas de gasto e impuestos conocidas como política fiscal. Sin embargo, la combinación de la política fiscal y la política monetaria puede llevar a una inflación desenfrenada y un crecimiento económico lento. Cualquier combinación de políticas que reduzca el gasto de consumo y aumente el suministro de dinero podría, con el tiempo, generar una estanflación.
Por ejemplo, un gobierno puede aumentar los impuestos y dejar a la población con menos ingresos disponibles. Al mismo tiempo, el banco central puede estar encargándose de la flexibilización cuantitativa ("emitir dinero") o de reducir las tasas de interés. La política del gobierno afectará de manera negativa el crecimiento, mientras que el banco central aumenta el suministro de dinero, lo que a menudo conlleva a la inflación.

La introducción de la moneda fiat

Antes, las principales economías anclaban sus monedas a la existencia de oro. Este mecanismo es conocido como el estándar de oro, pero se abandonó masivamente después de la Segunda Guerra Mundial. La eliminación del estándar de oro y su reemplazo por la moneda fiat eliminó cualquier limitación sobre el suministro de dinero. Aunque es posible que esto facilite el trabajo de los bancos centrales para controlar la economía, también se corre el riesgo de dañar los niveles de inflación, lo que provoca un aumento de precios.

Aumento en los costos de suministro

Un fuerte aumento en los costos de producción de bienes y servicios también puede causar estanflación. Esta relación es especialmente cierta para la energía y se la conoce como impacto del suministro. Los consumidores también sufren el aumento de los precios de la energía, normalmente derivados del precio del petróleo.

Si la producción de bienes cuesta más y los precios aumentan, y los consumidores tienen menos ingresos disponibles debido a los costos de la calefacción, el transporte y otros costos relacionados con la energía, es más probable que se produzca una estanflación.


¿Cómo se combate la estanflación?

Combatir la estanflación se logra a través de políticas fiscales y monetarias. Sin embargo, las políticas exactas que se promulguen dependen de la escuela económica de pensamiento. 

Monetaristas

Los monetaristas (economistas que creen que controlar el suministro de dinero es lo más importante) argumentarán que la inflación es el factor más crucial que se debe controlar. 

En este caso, un monetarista primero reduciría el suministro de dinero, lo que reduce el gasto general. Esto lleva a una menor demanda y una caída de los precios de los bienes y servicios. Sin embargo, la desventaja es que esta política no fomenta el crecimiento. Este deberá abordarse más adelante a través una política monetaria flexible combinada con una política fiscal.

Economistas que apoyan el suministro

Otra escuela de pensamiento indica que para aumentar el suministro en la economía se deben reducir los costos y mejorar la eficiencia. El control de los precios de la energía (si es posible), las inversiones en eficiencia y los subsidios para la producción ayudarán a reducir los costos y aumentar el suministro agregado de la economía. Esto reduce los precios al consumidor, estimula la producción económica y reduce el desempleo.

Solución de libre mercado

Algunos economistas creen que la mejor cura para la estanflación es dejarla al libre mercado. La oferta y la demanda finalmente establecerán un aumento de los precios, ya que los consumidores no pueden pagar por los bienes. Este hecho llevará a una reducción en la demanda y bajará la inflación. 

El libre mercado también asignará la mano de obra y reducirá el desempleo con eficiencia. Sin embargo, para que este plan funcione exitosamente podrían pasar años o décadas y, mientras tanto, la población viviría en condiciones desfavorables. Como dijo Keynes una vez: "a largo plazo, todos morimos".


¿Cómo podría afectar la estanflación al mercado de criptomonedas?

Los efectos exactos de la estanflación sobre las criptomonedas son difíciles de definir completamente. Sin embargo, podemos hacer algunas suposiciones básicas si asumimos que otras condiciones del mercado permanecen iguales.

Crecimiento mínimo o negativo

Una economía que apenas crece o se contrae conduce a un estancamiento de los niveles de ingresos o incluso una reducción. En este caso, los consumidores tienen menos dinero para invertir. Esto podría llevar a una reducción en la compra de criptos y un aumento en las ventas, ya que los inversores minoristas necesitan tener acceso al dinero para cubrir los gastos diarios. El crecimiento económico lento o negativo también alienta a los grandes inversores a reducir su exposición a activos de alto riesgo, incluidas las acciones y las criptomonedas.

Medidas gubernamentales contra la estanflación

Normalmente, un gobierno intentará controlar la inflación primero y luego lidiar con el problema del crecimiento y el desempleo. La inflación se puede frenar reduciendo el suministro de dinero, y uno de los métodos es el aumento de las tasas de interés.

Esto reduce la liquidez, ya que las personas mantienen su dinero en los bancos, y los préstamos se vuelven más costosos. Con el aumento de las tasas, las inversiones de alto riesgo y alta rentabilidad son menos atractivas. Por lo tanto, durante períodos de aumento de las tasas de interés, las criptomonedas pueden sufrir una reducción de la demanda y los precios, y un menor suministro de dinero.

Una vez que un gobierno tiene la inflación bajo control, querrá estimular el crecimiento. Normalmente, esto se hace a través de la expansión cuantitativa y la reducción de las tasas de interés. En tal caso, los efectos sobre los mercados de criptomonedas es probable que sean positivos debido al aumento del suministro de dinero.

El aumento de la inflación

Muchos inversores argumentan que el Bitcoin puede ser una buena cobertura contra el aumento de las tasas de inflación. Con una inflación más alta y en aumento, mantener la riqueza en fiat sin ganar intereses reduce su valor real. Para evitarlo, muchos prefieren el Bitcoin para preservar su poder adquisitivo a largo plazo e incluso obtener más ganancias. Esto se debe a que los inversores ven el BTC como una buena reserva de valor debido a su emisión y suministro limitados.

Históricamente, esta estrategia de cobertura puede haber funcionado bien para los inversores que acumularon Bitcoin y otras criptomonedas a lo largo de los años. En especial, durante o después de los períodos de inflación y crecimiento económico. Sin embargo, usar criptomonedas como cobertura contra la inflación podría no funcionar bien en plazos más cortos, especialmente durante los períodos de estancamiento. También vale la pena señalar que existen otros factores en juego, como el aumento de la correlación entre las criptomonedas y los mercados bursátiles.


La estanflación de la crisis del petróleo de 1973

En 1973, la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (OAPEC) declaró un embargo de petróleo a un grupo determinado de países. Esta decisión fue una reacción para apoyar a Israel en la guerra de Yom Kipur. Con una disminución drástica del suministro de petróleo, el precio del petróleo aumentó y generó una escasez en la cadena de suministro y un aumento de los precios al consumidor. Esto llevó a un enorme aumento en la tasa de inflación.

En países como Estados Unidos y el Reino Unido, los bancos centrales recortaron las tasas de interés para fomentar el crecimiento de sus economías. Las tasas de interés más bajas hacen que pedir préstamos sea más barato y son un incentivo para gastar en lugar de ahorrar. Sin embargo, el mecanismo típico para reducir la inflación es aumentar las tasas de interés y fomentar el ahorro de los consumidores.

Con los costos del petróleo y la energía siendo una parte importante de los gastos del consumidor y el recorte de las tasas de interés que no estimuló el suficiente crecimiento, muchas economías occidentales experimentaron una alta inflación y una economía estancada.


Conclusión

La estanflación presenta una situación única para los economistas y responsables de la elaboración de políticas, ya que la inflación y el crecimiento negativo no suelen ocurrir al mismo tiempo. Las herramientas para combatir la estanflación a menudo generan inflación, mientras que las estrategias para controlar la inflación pueden llevar a un crecimiento económico lento o negativo. Por eso, en tiempos de estanflación, vale la pena considerar el contexto macroeconómico y sus múltiples factores, como el suministro de dinero, las tasas de interés, la oferta y la demanda, y la tasa de empleo.