¿Qué es el Dinero?
¿Qué es el Dinero?
InicioArtículos

¿Qué es el Dinero?

Principiante
Published Jun 29, 2020Updated Apr 29, 2021
8m

Introducción

El dinero es, sin duda alguna, una de las piedras angulares de la civilización moderna. Durante milenios, ha servido como una especie de idioma para el valor, facilitando los intercambios entre individuos, y permitiéndoles almacenar el producto de su trabajo.

En términos generales, la definición de dinero es: algo aceptado, de manera amplia, como forma de pago por bienes y servicios. Sociedades de todo el mundo han adoptado muchos tipos distintos de dinero –tantos, que resulta difícil clasificarlos todos de manera clara. 
En este artículo, distinguiremos entre dinero mercancía (o commodity), dinero representativo y dinero fíat


Antes de la aparición del dinero: trueque

El trueque se refiere al acto de intercambiar bienes y servicios por otros bienes y servicios. Curiosamente, esto puede observarse en otros ámbitos de la vida. Especies del reino vegetal y animal alcanzan acuerdos no verbales –relaciones simbióticas– en las que cada participante se beneficia de las acciones del otro. Por ejemplo, las acacias cornígeras son árboles que proporcionan comida y refugio a las hormigas, a cambio de protección contra los parásitos. Las cebras y los rinocerontes se libran de las garrapatas, permitiendo a los pájaros bufágidos alimentarse de aquellas que se han adherido a su piel.

Por supuesto, los humanos tienen una concepción diferente y mucho más sofisticada del "valor", que las especies anteriores. Mucho antes de la aparición del dinero tal como lo conocemos a día de hoy, entendimos que podíamos intercambiar nuestros bienes por los bienes de otros.

No podría ser algo más sencillo. Supongamos que tienes un abrigo y tu vecina tiene manzanas. Ella tiene frío y tú estás hambriento. Así que decides darle tu abrigo a cambio de veinte manzanas. De esta forma, ambos obtenéis lo que queríais intercambiándolo por lo que teníais.

Lamentablemente, no siempre resultará tan simple. Probablemente, tú querrás más manzanas posteriormente, mientras que el nuevo abrigo de tu vecina le durará un par de años. Es posible que ella no quiera volver a hacer un intercambio cuando tú lo desees. Y también que ella no tenga suerte cuando quiera adquirir gasolina -el dueño de la gasolinera podría ser alérgico a las manzanas y no aceptarlas.

Dicho fenómeno se conoce en economía como la coincidencia de deseos. El trueque funciona bien cuando tienes algo que tu contraparte desea, y viceversa. Pero fracasa cuando las partes no necesitan los bienes que pertenecen al otro.


Dinero mercancía

Las commodities son materias primas que de alguna forma resultan útiles (hay quien dirá que tienen un valor intrínseco). Esta definición abarca un amplio rango de cosas –desde metales como el oro, la plata y el cobre, a consumibles como el trigo, el café y el arroz.

De ello se desprende que el dinero mercancía (o de tipo commodity) entraña el uso de commodities como forma de dinero. Es improbable que se te permita pagar con aceite en una tienda local, pero a lo largo de la historia existen incontables ejemplos de la adopción de materias primas útiles como moneda.

Por ejemplo, el tabaco sería declarado moneda de curso legal en Virginia en el siglo XVII. Como detalla Nick Szabo en su influyente ensayo Shelling Out: The Origins of Money, las tribus nativas americanas utilizarían el wampum (abalorios hechos de conchas de bivalvos) y las conchas de cauris como medio de cambio. Igual que el tabaco en Virginia, dicha commodity sería adoptada como moneda de curso legal durante décadas.

A simple vista, usar commodities para intercambios puede no parecer muy distinto de las economías de trueque. Después de todo, si tienes un libro y lo pones a la venta por arroz, ¿no estás haciendo exactamente lo mismo que acabamos de discutir?

A un nivel funcional sí, pero el dinero mercancía (commodity) actúa como un medio de cambio. En este escenario, esperarás que el arroz sea ampliamente aceptado como medio de pago por bienes y servicios. Así que, a diferencia de las economías de trueque en las que se intercambian bienes y servicios por otros bienes y servicios, el arroz ejercerá como atractivo medio de cambio en muchos intercambios.
De esta forma, te verías inclinado a calcular cuánto vale tu libro en base a lo que podrás comprar con el arroz. Aceptarás el arroz, no necesariamente porque vayas a comértelo, sino porque puedes intercambiarlo por otros bienes. Si la commodity en cuestión es tan prolífica, también podrá servir como unidad de cuenta –algo que se utiliza para valorar otros bienes. En un mundo así, la cantidad de dinero que se paga por un café bien podría ser expresada en quilos de arroz.
El dinero mercancía (o commodity) evita el problema de la coincidencia de deseos que presenta el trueque. Esto es así porque uno puede tomar el dinero mercancía y utilizarlo para otro intercambio a continuación.
Los metales preciosos -como el oro y la plata- son quizás las formas más conocidas de dinero mercancía. El oro se ha perpetuado a lo largo de las civilizaciones, utilizado como dinero y como metal industrial. Incluso hoy en día, las monedas y los lingotes de oro se consideran el depósito de valor por excelencia. Los inversores almacenan sus riquezas en el metal precioso para poder acceder a ellas posteriormente. Existen múltiples razones por las que el oro es reverenciado –las funciones que éste cumple como dinero son exploradas en ¿Es Bitcoin un Depósito de Valor?.

Las commodities no han desaparecido. Sin embargo, como monedas, han sido en gran medida reemplazadas por otras formas de dinero.


Dinero representativo

El dinero mercancía (o de tipo commodity) fue sin duda un gran avance respecto al sistema de trueque, pero seguía presentando limitaciones -sobre todo, desde el punto de vista de la comodidad. Aunque uno pudiera llevar unas cuantas monedas de oro y plata en los bolsillos y utilizarlas para realizar pequeñas compras, el concepto no era escalable.

¿Te imaginas intentar hacer compras de medianas a grandes con monedas hoy? Para que te hagas una idea, si quisieras comprarle un bitcoin a alguien por 8,000 euros, deberías llevar contigo aproximadamente 60 kg de monedas de un euro.

Después del dinero de los productos básicos vino el dinero representativo, una alternativa mucho más portátil respaldada por productos básicos. El dinero representativo surgió en diferentes lugares del mundo en diferentes momentos. En esencia, se trata de un emisor central que produce certificados que pueden canjearse por una cierta cantidad de ese producto.

En lugar de cargar libras de plata, podrías sostener trozos de papel que demuestren tu propiedad. En cualquier momento, puedes ir al emisor y cambiar el papel por la plata real. Alternativamente, puedes dárselo a alguien como pago, y ellos también pueden canjearlo. Si estás familiarizado con las monedas estables, es esencialmente el mismo principio.
Hay casos de empresas privadas que emiten dinero representativo, pero los bancos centrales lo hicieron a una escala mucho mayor. Probablemente estas familiarizado con el patrón oro, una política adoptada por muchos gobiernos donde las monedas nacionales estaban respaldadas por oro. Parece estar muy alejado del sistema vigente en la actualidad, pero hace menos de un siglo, se podía llevar el papel moneda al banco y cambiarlo por metales preciosos.
Desde un punto de vista económico, esto tuvo algunos beneficios sustanciales. Tan sustancial que el estándar de oro sigue siendo un término utilizado para describir algo que supera a las alternativas. La primera ventaja fue que, si bien la intervención del gobierno aumentó, la moneda no fue fácilmente degradada a través de la inflación. Los gobiernos no podían emitir billetes que superaran la cantidad que tenían, al menos en teoría. Desafortunadamente, fue fácil (y atractivo) para los bancos operar una política de reserva fraccional, donde crearon más billetes que oro almacenado.

El estándar de oro permitió a las personas realizar transacciones con oro, sin el inconveniente de llevar lingotes o tener que dividirlo para realizar compras.

Otro beneficio de este sistema monetario se relaciona con el hecho de que el oro siempre ha sido reconocido a escala internacional. Si sus economías nacionales estuvieran centradas en el oro, entonces los países con el patrón oro podrían comerciar más fácilmente en un recurso apreciado a nivel mundial.



¿Estás buscando comenzar con las criptomonedas? ¡Compra Bitcoin en Binance!



Dinero fíat

El dinero representativo ya no es la forma dominante de dinero. La muerte del patrón oro vio un nuevo tipo de dinero adoptado a nivel mundial, uno totalmente separado de los productos básicos.

En resumen, fiat es dinero emitido por un gobierno (el término fiat proviene de una palabra latina que significa por decreto). Los dólares de los Estados Unidos, los pesos mexicanos, el yen japonés y las rupias indias utilizadas hoy son ejemplos de ello.

El valor del dinero fiduciario depende en gran medida de las decisiones de los gobiernos y los bancos centrales. En esencia, un billete fiduciario es una hoja de papel que solo tiene valor porque los órganos rectores lo dicen.

Cabe señalar que, si bien a veces se considera un invento reciente, el dinero fiduciario en forma de papel moneda en realidad tiene sus orígenes en la China del siglo XI. También se experimentó en Europa y América del siglo XVII durante un par de cientos de años después.

A diferencia de los tipos de dinero que hemos discutido hasta ahora, la moneda fiduciaria no tiene ningún elemento de escasez. Es trivial producir papel moneda a partir de materiales fácilmente disponibles, a diferencia de los productos agrícolas que tardan en crecer, o los metales preciosos que deben extraerse. Sin estas limitaciones, entidades como la Reserva Federal pueden crear nuevo dinero de la nada.

Dependiendo de a quién le preguntes, esta es su mayor fortaleza o su mayor debilidad. Los defensores de los sistemas de dinero fiduciario argumentan que la capacidad de inflar la oferta monetaria brinda a los gobiernos más flexibilidad para abordar las crisis financieras o administrar la economía en general. Al controlar el mercado monetario y las tasas de interés, el gobierno tiene un alto grado de control sobre los asuntos financieros del país.
Curiosamente, los oponentes de la moneda fiduciaria presentan el mismo argumento, aunque bajo una luz diferente. Una de las principales críticas a la política monetaria del gobierno es que la inflación erosiona lentamente la riqueza de los titulares de dinero fiduciario. Sin control, puede provocar un período agresivo de inflación (hiperinflación), que esencialmente degrada la moneda por completo y puede causar daños económicos y sociales masivos.


¿Dónde situamos a las criptomonedas?

Bitcoin ha sido etiquetado como efectivo digital y oro digital. Por un lado, imita muchas de las características del dinero que se ven en los productos básicos (es decir, fungibilidad, divisibilidad, portabilidad), lo que lo convierte en un medio de intercambio ideal.
Por otro lado, es cada vez más apreciado por las propiedades de almacenamiento de valor. Los defensores de Bitcoin como oro digital creen que su política de suministro de deflación (o más correctamente, desinflación) ayudará a retener el poder adquisitivo con el tiempo. Esto contrasta marcadamente con el dinero inflacionario como el dólar estadounidense, que puede devaluarse a discreción de un sistema de la Reserva Federal.

En la superficie, las criptomonedas parecen caer en la categoría de dinero de productos básicos. Si bien no tienen ningún uso fuera de sus protocolos, no están respaldados por nada ni emitidos por entidades gubernamentales. El valor del dinero, en lo que respecta a las monedas digitales, se deriva de la valoración que le da el mercado libre.


Conclusión

Como hemos visto, el dinero toma muchas formas. La mayoría de nosotros estamos acostumbrados a pensar en el valor de nuestras monedas fiduciarias nacionales, pero estos son inventos relativamente recientes. Las aplicaciones de pago que usas hoy son el resultado de miles de años de evolución monetaria.
Las criptomonedas son un experimento prometedor en el próximo capítulo del dinero. Si Bitcoin u otras criptomonedas se adoptaran ampliamente, serían los primeros ejemplos reales de productos digitales. El tiempo dirá si las criptomonedas desplazarán el reinado actual de las monedas fiduciarias en todo el mundo.