Una breve historia sobre la dominancia de Bitcoin
Índice
Introducción
¿Qué es la dominancia de BTC?
Una historia que va de una criptomoneda a miles
Conclusiones
Una breve historia sobre la dominancia de Bitcoin
Inicio
Artículos
Una breve historia sobre la dominancia de Bitcoin

Una breve historia sobre la dominancia de Bitcoin

Principiante
Publicación: Oct 19, 2022Actualización: Nov 11, 2022
6m

Resumen

La dominancia de Bitcoin es la parte que abarca la criptomoneda original, BTC, en la capitalización de todo el mercado de criptomonedas. Durante bastante tiempo desde sus inicios en 2009, Bitcoin fue el único activo digital que existía y, por lo tanto, era natural que fuera el único en considerarse para el cálculo de la capitalización del mercado cripto. Sin embargo, con el tiempo, las cosas comenzaron a cambiar. El año 2013 fue testigo de la primera ola de altcoins que agregó su propio valor a la fórmula de capitalización del mercado cripto. En 2015 nació Ethereum, el rival más próximo de Bitcoin que dio lugar a Ether. Luego, en 2017, el auge de las ICO hizo que la dominancia de Bitcoin se diluyera aún más para llegar a un mínimo histórico, que en pocos meses logró recuperarse por encima del 50%. En la actualidad, la dominancia de Bitcoin se enfrenta a su competencia más acérrima con las DeFi, los NFT y los tokens del metaverso, así como a más de 20,000 criptomonedas que no son Bitcoin.

Introducción

Bitcoin, la primera criptomoneda del mundo, fue lanzada al público en 2009 por un desarrollador o grupo de desarrolladores anónimo, conocido como Satoshi Nakamoto. Desde entonces, y a pesar del surgimiento de la competencia, Bitcoin ha seguido siendo la mayor criptomoneda y la más valiosa del mundo. Su tecnología subyacente también inspiró el desarrollo de miles de criptomonedas nuevas que, en conjunto, se llaman monedas alternativas o altcoins

El prestigio de Bitcoin frente al resto de los activos digitales sigue siendo elevado y también se lo considera un indicador del estado del mercado de criptomonedas en general. Para medir la capitalización de mercado de Bitcoin en relación al mercado más amplio de criptomonedas, los traders y analistas utilizan un índice llamado dominancia de Bitcoin, también conocido como dominancia de BTC.

¿Qué es la dominancia de BTC?

La dominancia de Bitcoin es la parte que ocupa Bitcoin en el valor general del criptomercado. Se calcula dividiendo la capitalización de mercado de BTC entre la capitalización de mercado total de las criptomonedas. 

¿Pero por qué es importante? Históricamente, los traders usaron la dominancia de BTC para dilucidar si las altcoins siguen una tendencia alcista o bajista frente al Bitcoin. Por ejemplo, una teoría popular es que, si las altcoins están subiendo, el criptomercado se dirige a un mercado alcista. En 2017, por ejemplo, una caída importante en la dominancia de BTC indicó una subida abrupta de los precios de las altcoins (no una caída del precio de BTC), lo que coincidió con que todo el mercado entrara en una fase alcista.

Una historia que va de una criptomoneda a miles

En 2011 nació la primera altcoin, Litecoin. En 2013, apodado "el año de Bitcoin" por la revista Forbes, la cantidad de altcoins nuevas que ingresaba al mercado comenzó a aumentar rápidamente. Para mayo de 2013, el mercado de criptomonedas contaba con al menos diez tokens, incluidos Litecoin (LTC) y XRP de Ripple

Al mismo tiempo, el precio de Bitcoin se disparaba a medida que más inversores descubrían el espacio de los activos digitales por primera vez. Aún con algunas nuevas criptos llegando al mercado como competencia de Bitcoin, en este período la dominancia BTC se mantuvo en torno al 95%. 

El nacimiento de Ethereum

En 2015, Vitalik Buterin y un equipo de desarrolladores lanzó la red Ethereum (ETH). Se estableció como un gran rival para Bitcoin al ser una blockchain que brindaba más casos de uso que no se limitaban a los servicios financieros, como la transferencia de dinero. Sin dejarse intimidar por la competencia del token nativo de Ethereum, Ether (ETH), Bitcoin continuó acaparando entre el 90% y el 95% del mercado de criptomonedas. Las cosas recién comenzaron a cambiar en 2017 con el inicio del auge de la Oferta Inicial de Moneda (ICO).

La fiebre de las ICO 

Las Ofertas Iniciales de Moneda (ICO), un método de recaudación de fondos popular para los proyectos de criptos en etapas iniciales, se convirtió en una tendencia prominente de 2017 a 2018. En este período, se generaron alrededor de 2000 ICO únicas que, en su conjunto, recaudaron más de 10,000 millones de dólares. Los fondos comenzaron a fluir del Bitcoin a muchas otras altcoins más nuevas que surgieron en esos días. Algunos inversores creyeron en los casos de uso convincentes, aunque no probados, mientras otros estaban más interesados en beneficiarse de las drásticas oscilaciones de precios. 

El flujo sin precedentes de la competencia de altcoins hizo que la dominancia de Bitcoin sufriera su primer gran declive y cayera hasta alcanzar un mínimo histórico de alrededor de 37% en enero de 2018.

2018: el invierno de las criptomonedas

Aunque el auge de las ICO generó una atención considerable hacia las criptomonedas, tuvo una vida corta. Los inversores se dieron cuenta de que muchos proyectos de ICO no contaban con los fundamentos centrales o tenían prácticas empresariasles cuestionables. Algunos proyectos incluso se convirtieron en objeto del escrutinio por parte de las autoridades de EE. UU. y otros países. Este aumento del sentimiento negativo acabó por superar al sector y provocó un largo período de caída y estancamiento de precios en el criptomercado.

La recuperación del Bitcoin

Con el valor de muchas altcoins cayendo y la desilusión general de los inversores en las ICO, la dominancia de Bitcoin gradualmente comenzó a recuperarse para llegar a más del 50% en los meses finales de 2018. 

En 2019, el precio de Bitcoin experimentó un ligero resurgimiento y, al final del año, llegó a cotizar a unos 7,000 USD, mientras que la dominancia de Bitcoin alcanzó su punto máximo de alrededor de 70% en septiembre. El activo digital, sin embargo, permaneció relativamente estable hasta que la pandemia de COVID-19 golpeó al mundo en 2020.

El mercado COVID

A inicios de 2020, después de una breve caída provocada por la pandemia de COVID, el criptomercado entraría en una corrida alcista sin igual. Al mismo tiempo, la dominancia de Bitcoin alcanzaría el 72% en enero de 2021, su recuperación más alta desde 2017, antes de colapsar a 39% a mediados de 2021. 

Con la pandemia al acecho, muchas personas, aburridas y encerradas en casa, se volcaron al day trading y a la inversión para pasar el rato. Mientras tanto, para contrarrestar el deterioro económico provocado por la pandemia, los gobiernos del mundo emitían donaciones de efectivo para estimular sus economías afectadas. Los traders minoristas invirtieron, por primera vez, una gran porción de esos fondos en acciones, forex y el criptomercado.

Entonces, en la segunda mitad de 2020 y a raíz de toda la atención mediática sobre las criptomonedas, las altcoins se convirtieron en una opción cada vez más atractiva, aunque riesgosa, para los inversores minoristas, especialmente los novatos que buscaban ganancias. Por ejemplo, Shiba Inu (SHIB) experimentó una subida de precio de más de 40 millones por ciento en 2021.

Además, el rápido crecimiento de las innovaciones, como las finanzas descentralizadas (DeFi) y los NFT, que principalmente existen en blockchains que son competencia, como Ethereum y Solana (SOL), contribuyeron a que la participación en el mercado de Bitcoin se redujera aún más. En 2021, el precio de Solana aumentó de 1.50 USD a un máximo histórico de 250 USD después de obtener un interés institucional y minorista importante por su tecnología subyacente. 

Desde entonces, la dominancia de Bitcoin ha luchado por superar el 50%. La reciente ralentización en el crecimiento de la dominancia de Bitcoin probablemente tenga algo que ver con ETH 2.0, el tan ansiado cambio de Ethereum al mecanismo de consenso Proof of Stake, y con el continuo mercado bajista

Conclusiones

En los últimos años el crecimiento del mercado de altcoins diluyó la participación de Bitcoin en el mercado. A diferencia de los años iniciales, cuando casi no había competencia, Bitcoin ahora compite contra los tokens DeFi, el cada vez más popular sector de NFT y miles de otras criptomonedas. 

Aún así, Bitcoin sigue siendo la criptomoneda líder en términos de capitalización de mercado, y es poco probable que la dominancia de Bitcoin desaparezca pronto. Para empezar, muchos inversores ven a Bitcoin como un almacén de valor por su suministro limitado, de ahí el apodo de "oro digital".

Pero lo más importante, el estatus de Bitcoin como la primera criptomoneda del sector le ha dado una ventaja competitiva en el mercado de activos digitales. Sin embargo, la historia ha demostrado que, si aparece algo mejor, esa ventaja de ser el primero no durará mucho. Queda por ver si alguna vez habrá otra criptomoneda que domine el criptomercado tanto como lo ha hecho Bitcoin hasta ahora.