Web2 vs. Web3: ¿cuál es mejor?
Índice
Introducción
Una breve historia sobre la Web
¿Qué es Web3?
Posibles beneficios de Web3
Conclusiones
Web2 vs. Web3: ¿cuál es mejor?
Inicio
Artículos
Web2 vs. Web3: ¿cuál es mejor?

Web2 vs. Web3: ¿cuál es mejor?

Intermedio
Publicación: Sep 20, 2022Actualización: Dec 23, 2022
6m

Resumen

Aunque la versión actual de Internet, la Web2, es usada por millones de personas, no está libre de fallas. Los problemas relacionados con la propiedad de los datos, la censura y la seguridad continúan afectando la Internet, lo que ha impulsado la conceptualización de una versión nueva y mejorada, llamada Web3. Esta Internet del futuro busca incluir tecnologías como blockchain, inteligencia artificial (IA) y realidad aumentada (RA). En esencia, una Web3 ideal debe ofrecer beneficios como la propiedad y confidencialidad de los datos. Se busca que Web3 sea una versión mejorada de Web2, pero ¿qué es exactamente? ¿Es mejor?

Introducción

La World Wide Web, también conocida simplemente como Internet o la web, cambió drásticamente desde su surgimiento a nivel mundial como Web1. A medida que las tecnologías mejoran y la demanda del usuario evoluciona, no es de extrañar que la web se haya transformado para estar a la altura de las circunstancias. 

Web1 permitía el consumo de contenido y una interacción simple. Web2, parcialmente formada a partir del auge de los teléfonos inteligentes y el acceso a Internet móvil, permitió a los usuarios consumir y crear su propio contenido. Ahora, surgió un nuevo concepto de una web del futuro conocida como Web3. Se espera que esta última iteración de Internet permita a los usuarios no solo consumir y crear contenido y datos, sino también mantener la propiedad. 

Una breve historia sobre la Web

Aunque con el paso del tiempo la web ha experimentado numerosos cambios, sus dos fases principales se pueden clasificar como Web1 y Web2.

Web1

Web1, también conocida como Web 1.0, es la Internet original. Estaba formada por páginas HTML estáticas (el lenguaje de formato de la web en ese momento) que mostraban información en línea. Web1 se ejecutaba en una infraestructura completamente descentralizada: cualquiera podía alojar un servidor, construir aplicaciones y publicar información en Internet sin que existieran "guardianes" que aplicaran la censura. Los usuarios de Web1 podían buscar información en la red con navegadores web. 

Desventajas de Web1

Lamentablemente, en Web1 las personas no podían cambiar la información y las oportunidades de interacción con otras personas eran mínimas. Los usuarios solo podían comunicarse a través de simples mensajerías de chat y foros. De esta manera, la interacción principal de los usuarios con Web1 era como observadores y no como participantes.

Web2

A diferencia de Web1, la iteración actual de Internet es centralizada, se centra en la creación de contenido y está en gran medida monopolizada por grandes y exitosas empresas tecnológicas.

A fines de la década de los 90, las bases de datos, el procesamiento del lado del servidor, los formularios y las redes sociales en su conjunto formaron un Internet más interactivo conocido como Web2 o Web 2.0. Esta es la versión actual de Internet que estamos usando. Es como un área de juegos para la creación de contenido. Ya seas un aspirante a escritor, fotógrafo o influencer, puedes crear y mostrar tu trabajo de manera muy fácil en el mundo de Web2. 

Los proveedores de servicio, como WordPress y Tumblr, ofrecen a las personas una plataforma para crear contenido, mientras que las empresas de redes sociales, como Facebook y Twitter, permiten a las personas conectarse y comunicarse con cualquiera desde cualquier lugar del mundo. Asimismo, el acceso a la Internet móvil y la popularización de los teléfonos inteligentes han permitido que cualquiera pueda consumir contenido de manera muy fácil.

Las empresas centradas en Web2 han cosechado los beneficios de la revolución de Internet. Además de las ganancias, las empresas también desarrollaron una gran base de datos de usuarios. A su vez, las empresas más grandes, como Google y Facebook, compraron a otras más pequeñas. De esta manera, se apropiaron de una red global central de usuarios y sus datos.

Desventajas de Web2

Desde la llegada de Web2, las grandes empresas de Internet se dieron cuenta de que pueden utilizar los datos de los usuarios para mantenerlos en sus respectivos ecosistemas. Al producir anuncios segmentados para consumidores o evitar la comunicación entre las diferentes plataformas, los usuarios tienden a continuar usando sus servicios. 

En los últimos años, los problemas éticos como la censura, el rastreo de datos y la propiedad de los datos han atraído la atención de muchos usuarios de Internet. La ironía es que en Web2 los datos de los usuarios parecen pertenecer a las empresas y no a los propios usuarios. Hemos visto casos de un control injusto de los datos, en los que los usuarios tuvieron que cerrar sus cuentas luego de infringir, sin saberlo, las pautas internas de la comunidad de una plataforma. En la década de 2010, las noticias de la falla de Facebook para proteger los datos de sus usuarios disparó un estado de indignación mundial respecto a la recopilación de datos personales sin el consentimiento de los usuarios. 

Para abordar estos problemas, algunos propusieron una solución que combinaba los beneficios de Web1 y Web2: la descentralización y la participación de los usuarios. Aunque aún no es algo concreto, los conceptos centrales de esta versión de Internet, conocida como Web3, se han definido exhaustivamente.

¿Qué es Web3?

Si observamos los problemas actuales de Web2, Web3 es el siguiente paso lógico para mejorar la Internet para los usuarios. Al aprovechar las tecnologías Peer-to-Peer (P2P), como blockchain, la realidad virtual (RV), el IoT (Internet de las cosas) y los software de código abierto, Web3 tiene como objetivo diluir el poder que, en Web2, mantienen las grandes empresas. Con la descentralización, los usuarios pueden esperar recuperar el control de su contenido y la propiedad de sus datos. 

Características clave de Web3

Descentralizada: como apunta a abordar la raíz del problema de Web2, es decir, la centralización, la descentralización es un factor fundamental del éxito de Web3. Además de devolver el control de sus datos a los usuarios, las empresas tendrían que pagar para acceder a ellos. La descentralización brindaría a cualquier persona el acceso a pagos con criptos nativas y eliminaría la necesidad de intermediarios costosos que son imprescindibles en la infraestructura de pagos tradicional de Web2.

Sin permiso: en lugar de que algunas grandes entidades controlen la participación o prohíban la comunicación entre plataformas, en Web3 cualquiera puede interactuar libremente con otras personas.

Trustless: la red en la que se basa Web3 permitiría a los usuarios participar sin confiar en nada más que la red en sí misma. 

Estos ideales tendrán un amplio apoyo de la tecnología blockchain y de criptomonedas. 

Posibles beneficios de Web3

Mayor seguridad de los datos

Los datos que tienen los gigantes tecnológicos en sus bases de datos centralizadas son vulnerables: los hackers solo tienen que acceder a un sistema para que todos los datos de los usuarios se vean comprometidos. Sin embargo, cuando las soluciones descentralizadas almacenan y gestionan los datos, la información privada puede estar más segura.

Verdadera propiedad de los datos

Con la propiedad de los datos como uno de los focos centrales de Web3, los usuarios podrán recuperar el control de sus datos e incluso monetizarlos si así lo desean.

Control sobre la verdad

Sin un poder central, los usuarios no serán objeto de una censura injusta. Si las grandes empresas pierden el poder de la censura o la capacidad de eliminar determinado contenido, también se vuelve significativamente más difícil para ellas controlar la narrativa de cualquier discurso.

Existen otros beneficios potenciales que hace que Web3 sea superior a sus predecesoras.

Libertad financiera

Web3 empoderará a los usuarios al permitirles consumir, crear y poseer su propio contenido y datos. Como Web3 se basa en la tecnología blockchain, los usuarios podrán acceder fácilmente a los ecosistemas que facilitan las finanzas descentralizadas (DeFi) y otras herramientas para lograr la libertad financiera. 

Interacciones sociales mejoradas

Como sus predecesoras, Web3 seguirá incorporando tecnologías que emerjan luego de la tecnología blockchain. Por ejemplo, la realidad virtual (RV), la realidad aumentada (RA) y la inteligencia artificial (IA) podrían aportar elementos digitales a las aplicaciones Web3 para mejorar las interacciones sociales en línea.

Ya somos testigos de un ejemplo de este tipo con el metaverso, un universo virtual en 3D que los usuarios pueden explorar con avatares. A través de espacios inmersivos como el metaverso, los usuarios pueden socializar en línea, comprar terrenos virtuales, jugar e incluso trabajar a distancia.

Conclusiones

La comparación entre Web2 y Web3 se puede pensar como una variación del debate milenario entre centralizado y descentralizado. Como Web3 aún debe hacerse realidad, su supuesta superioridad sobre Web2 está abierta a debate. Sin embargo, gracias a la infraestructura descentralizada en la que se basa, Web3 podría abordar los escándalos relacionados con los datos que surgieron con Web2 y devolver el control a los usuarios.