Inicio
Glosario
Minería

Minería

Principiante
La minería es el proceso a través del cual las transacciones de criptomonedas se reúnen, se verifican y se registran en un ledger digital conocido como blockchain. El trabajo realizado por los mineros es esencial para mantener la integridad de la red y también es responsable de introducir nuevas monedas al sistema.
Dentro del sistema bancario tradicional, las instituciones financieras y autoridades gubernamentales distribuyen e imprimen monedas fiat, pero la emisión de la mayoría de las criptomonedas no está en las manos de entidades centralizadas. En cambio, nuevas unidades de criptomonedas se generan a través del proceso de minería, que sigue una conjunto predefinido de reglas establecidas por el protocolo subyacente. Si bien el protocolo define cuáles son las reglas principales, los llamados algoritmos de consenso determinan cómo se van a cumplir estas reglas (por ejemplo, durante la validación de transacciones).
Tomando como ejemplo a Bitcoin, los participantes involucrados en el proceso de minería se llaman nodos de minería (o mineros), y juegan un papel esencial en la seguridad de la red blockchain. El trabajo de un minero es reunir transacciones sin confirmar del memory pool y organizarlas en un bloque candidato que intentará validar.
Al crear un bloque candidato, un minero incluye una transacción en la que se envía la recompensa de bloque a sí mismo. La transacción se conoce como transacción coinbase y suele ser la primera que se registra en un bloque.
Después de que se forma la lista de transacciones sin confirmar, se le hace hashing a cada transacción y las salidas se organizan en pares. A estos pares se les hace hashing, produciendo nuevas salidas que también se organizan en pares y se les vuelve a hacer hashing. Este proceso se repite hasta que se produce un solo hash, conocido como el hash raíz o raíz del árbol de Merkle.
A continuación, el hash raíz se combina con el hash del bloque confirmado anteriormente, junto con un número pseudoaleatorio llamado nonce (más otros parámetros). A estos elementos se les hace hashing, produciendo el hash del bloque para el bloque candidato.

Sin embargo, el minero solo será exitoso si la salida resultante (hash del bloque) para el bloque candidato está por debajo de un valor predeterminado (objetivo). En consecuencia, el proceso se basa en prueba y error; se requiere realizar muchas funciones hash con nonces diferentes para encontrar un resultado válido. El primer minero en encontrar un hash válido debe validar el bloque candidato y obtendrá la recompensa de bloque. Todo el proceso demora alrededor de 10 minutos.

Una vez que se valida un bloque, se agrega a la blockchain y los mineros empiezan a trabajar en el siguiente bloque. El hash válido que producen los mineros funciona como prueba de su trabajo y esta es la razón por la cual el algoritmo de consenso de Bitcoin se llama Proof-of-Work (PoW). Cada bloque confirmado tiene un hash de bloque único que actúa como identificador.
La recompensa de bloque está definida por el protocolo de Bitcoin y disminuye cada 210,000 bloques (alrededor de cuatro años). Inicialmente, la recompensa del bloque era 50 BTC y ahora es de 6.25 BTC.