Qué es la Web 3.0 y por qué es importante
Tabla de contenido
Introducción
¿Qué es la Web 3.0?
¿Cómo funciona la Web 3.0?
Una breve historia de la evolución de la web
Características clave de la Web 3.0
¿Qué hace que la Web 3.0 sea superior a sus predecesoras?
¿Cómo encajan las criptomonedas en la Web 3.0?
Casos de uso de la Web 3.0
Conclusiones
Qué es la Web 3.0 y por qué es importante
InicioArtículos
Qué es la Web 3.0 y por qué es importante

Qué es la Web 3.0 y por qué es importante

Principiante
Published Jan 8, 2020Updated Mar 9, 2022
9m

TL;DR (RESUMEN)

Internet es una tecnología en constante evolución que continúa innovando. Hasta ahora, hemos conocido la Web 1.0 y 2.0, y hay mucha discusión sobre qué esperar de la Web 3.0. La Web 1.0 proporcionó una experiencia estática para los usuarios, sin capacidad de crear los sitios abundantes en contenido que tenemos hoy. La Web 2.0 nos unió a través de las redes sociales y los sitios web dinámicos, pero al costo de la centralización.

La Web 3.0 busca darnos el control sobre nuestra información en línea y también crear una web semántica. Esto significa que las máquinas leerán y procesarán fácilmente el contenido generado por el usuario. Blockchain proporcionará el poder para la descentralización, identidades digitales gratuitas con criptobilleteras y economías digitales abiertas.

Las formas en que interactuamos con la red serán más inmersivas con opciones 3D disponibles. Los beneficios para el usuario también incluyen una navegación eficiente, publicidad relevante y mejor soporte al cliente. Algunas de las tecnologías Web 3.0 más ampliamente utilizadas se pueden ver en asistentes virtuales como Siri y Alexa y hogares inteligentes conectados.

Introducción

Durante los últimos veinte años, el internet ha cambiado drásticamente. Hemos pasado de Internet Relay Chat (IRC) a plataformas modernas de redes sociales. Desde pagos digitales básicos hasta servicios bancarios en línea sofisticados. Incluso hemos experimentado tecnologías completamente nuevas basadas en internet, como las criptomonedas y blockchain. Internet se ha convertido en una parte vital de las interacciones y la conectividad humanas, y sigue evolucionando. Hasta ahora, hemos visto la Web 1.0 y 2.0, pero ¿qué debemos esperar exactamente de la Web 3.0? Profundicemos en los detalles y veamos qué nos espera.


¿Qué es la Web 3.0?

La Web 3.0 (también conocida como Web3) es la siguiente generación de tecnología de Internet que se basa en gran medida en el aprendizaje automático, la inteligencia artificial (IA) y la tecnología blockchain. El término fue creado por Gavin Wood, fundador de Polkadot y cofundador de Ethereum. Aunque la Web 2.0 se enfoca en el contenido creado por el usuario y alojado en sitios web centralizados, la Web 3.0 les dará a los usuarios un mayor control sobre sus datos en línea. 

El movimiento tiene como objetivo crear sitios web y aplicaciones web abiertos, conectados e inteligentes con una comprensión mejorada de los datos basados en máquinas. La descentralización y las economías digitales también juegan un papel importante en la Web 3.0, ya que nos permiten asignar valor a los contenidos creados en la red. También es importante entender que el concepto de Web 3.0 es cambiante. No existe una definición única y su significado exacto puede diferir de persona a persona.


¿Cómo funciona la Web 3.0?

La Web 3.0 tiene como objetivo proporcionar información personalizada y relevante más rápido mediante el uso de IA y técnicas avanzadas de aprendizaje automático. Algoritmos de búsqueda más inteligentes y el desarrollo en análisis de macrodatos significarán que las máquinas pueden comprender y recomendar contenido de manera intuitiva. La Web 3.0 también se centrará en la propiedad del contenido por parte del usuario y el apoyo a economías digitales accesibles.

Los sitios web actuales suelen mostrar información estática o contenido dirigido por el usuario, como foros o redes sociales. Si bien esto permite que los datos se publiquen en masa, no satisface las necesidades específicas de los usuarios. Un sitio web debería adaptar la información que proporciona a cada usuario, similar al dinamismo de la comunicación humana en el mundo real. Con la Web 2.0, una vez que esta información está en línea, los usuarios pierden la propiedad y el control sobre ella.

Otra figura clave en el concepto de la Web 3.0 es el científico informático Tim Berners-Lee, el inventor de la World Wide Web. Proporcionó su idea de un futuro web en 1999:

Tengo el sueño de una Web [en la que las computadoras] capaz de analizar todos los datos: el contenido, los enlaces y las transacciones entre personas y computadoras. Una "web semántica" que haga esto posible aún no es un hecho, pero cuando lo sea, los mecanismos cotidianos del comercio, la burocracia y nuestras vidas serán gestionados por máquinas hablando con máquinas.

Desde entonces, la visión de Berners-Lee se ha combinado con el mensaje de Gavin Wood. Un océano de información descentralizada estará disponible para sitios web y aplicaciones. Se comprenderán y utilizarán esos datos de manera significativa con usuarios individuales. Blockchain actúa como una solución para administrar esta identidad en línea, datos y propiedad de manera justa.


Una breve historia de la evolución de la web

Para entender mejor la Web 3.0, veamos dónde estamos ahora y cómo nos hemos desarrollado. A lo largo de dos décadas, hemos visto cambios enormes:

Web 1.0

El internet original proporcionó una experiencia que ahora se conoce como Web 1.0. El término fue acuñado en 1999 por el autor y diseñador web Darci DiNucci al distinguir entre Web 1.0 y Web 2.0. A principios de la década de 1990, los sitios web se creaban utilizando páginas HTML estáticas que solo podían mostrar información. No había forma de que los usuarios cambiaran los datos ni cargaran los suyos propios. Las interacciones sociales se limitaban a simples mensajerías de chat y foros.

Web 2.0

A fines de la década de 1990, comenzó a tomar forma un cambio hacia un internet más interactivo. Con la Web 2.0, los usuarios pudieron interactuar con sitios web a través de bases de datos, procesamiento del lado del servidor, formularios y redes sociales. Estas herramientas cambiaron la experiencia web de estática a dinámica. 

La Web 2.0 generó un mayor énfasis en el contenido generado por el usuario y la interoperabilidad entre diferentes sitios y aplicaciones. La Web 2.0 se trataba menos de observación y más de participación. A mediados de la década de los 2000, la mayoría de los sitios web hicieron la transición a la Web 2.0, y las grandes empresas de tecnología comenzaron a crear redes sociales y servicios basados en la nube.

El futuro y la Web 3.0

La evolución de una web semánticamente inteligente tiene sentido al observar la historia del internet. Los datos primero se presentaron estáticamente a los usuarios. Luego, los usuarios podían interactuar con esos datos de forma dinámica. Ahora, los algoritmos utilizarán todos esos datos para mejorar la experiencia de usuario y hacer que la web sea más personalizada y familiar. Solo necesitas mirar YouTube o Netflix para ver el poder de los algoritmos y cómo ya han mejorado.
La Web 3.0, aunque no está completamente definida, puede aprovechar tecnologías peer-to-peer (P2P) como blockchain, software de código abierto, realidad virtual, Internet de las Cosas (IoT), y más. La Web 3.0 también tiene como objetivo hacer que el internet sea más abierto y descentralizado. En el entorno actual, los usuarios confían en los proveedores de redes y telefonía celular que acceden a sus datos e información personal. Con la llegada de las tecnologías de ledger distribuido, eso podría cambiar pronto y los usuarios podrían recuperar la propiedad de sus datos.

Para ver las principales diferencias entre Web 1.0, 2.0 y 3.0 de un vistazo, consulta la siguiente tabla:


Web 1.0

Web 2.0

Web 3.0

Contenido

Interacción pasiva para el usuario

Plataformas comunitarias y contenido generado por el usuario

Usuarios tienen propiedad sobre su contenido

Tecnologías

HTML

HTML dinámico, JavaScript

Blockchain, IA, aprendizaje automático

Entornos virtuales

Ninguno

Algunos usos básicos de 3D

3D, realidad virtual, realidad aumentada

Publicidad

Invasiva (banners, etc.)

Interactiva

Orientada en función del comportamiento del usuario

Almacenamiento de datos

Almacenados en servidores de sitios web individuales

Propiedad de grandes empresas tecnológicas

Distribuidos entre los usuarios

Público

Usuarios individuales

Comunidades específicas de usuarios

Usuarios interconectados a través de múltiples plataformas y dispositivos

 


Características clave de la Web 3.0

La Web 3.0 aún está lejos de adoptarse por completo, pero sus conceptos básicos ya están definidos en su mayoría. Los cuatro temas que mencionamos a continuación se mencionan comúnmente como los aspectos más importantes del futuro de la Web 3.0.

Margen semántico

Con el tiempo, las máquinas han mejorado en la comprensión de los datos y el contenido que crean los humanos. Sin embargo, todavía queda un largo camino para crear una experiencia fluida en la que la semántica se comprenda por completo. Por ejemplo, el uso de la palabra "barato" puede significar "asequible" o "de mala calidad", de acuerdo al contexto. Para una máquina entender esto puede ser increíblemente difícil. Sin embargo, con los macrodatos y más información para estudiar, la IA está comenzando a comprender mejor lo que escribimos en la web y presentarlo de manera intuitiva.

Blockchain y criptomonedas

La propiedad de datos, las economías en línea y la descentralización son aspectos esenciales del futuro de la Web3 de Gavin-Wood. Profundizaremos en esto más adelante, pero blockchain proporciona un sistema probado para alcanzar muchos de estos objetivos. El poder de cualquier persona para tokenizar activos, poner información en cadena y crear una identidad digital es una significativa innovación que se presta a la Web 3.0.

Visualización 3D y presentación interactiva

En pocas palabras, la apariencia de la web cambiará enormemente. Ya estamos notando un movimiento hacia entornos 3D que incluso incorporan realidad virtual. El metaverso es un área que está incursionando en estas experiencias, y ya estamos familiarizados con la socialización a través de videojuegos 3D. Las áreas de interfaz de usuario (UI) y experiencia de usuario (UX) también están trabajando para presentar información de manera más intuitiva para los usuarios de la web.

Inteligencia artificial (IA)

La inteligencia artificial es clave para convertir el contenido creado por humanos en datos legibles por máquinas. Ya estamos familiarizados con los bots de servicio al cliente, pero esto es solo el comienzo. La IA puede presentarnos datos y clasificarlos, lo que la convierte en una herramienta versátil para la Web 3.0. Lo mejor de todo es que la IA aprenderá y se mejorará por sí sola, reduciendo el trabajo necesario para el desarrollo humano en el futuro.


¿Qué hace que la Web 3.0 sea superior a sus predecesoras?

En teoría, la combinación de las características clave de la Web 3.0 generará una variedad de beneficios. No olvides que todo esto dependerá del éxito de la tecnología subyacente:

1. Sin punto central de control: dado que los intermediarios se eliminan de la ecuación, ya no controlarán los datos del usuario. Esta libertad reduce el riesgo de censura por parte de gobiernos o corporaciones y reduce la eficacia de ataques de denegación de servicio distribuido (DoS).
2. Mayor interconectividad de la información: a medida que más productos se conecten a internet, los conjuntos de datos más grandes brindan a los algoritmos más información para analizar. Esto puede ayudarlos a brindar información más precisa que se adapte a las necesidades específicas del usuario individual.
3. Navegación más eficiente: cuando se utilizan motores de búsqueda, encontrar los mejores resultados a veces puede ser un desafío. Sin embargo, los motores han mejorado en la búsqueda de resultados semánticamente relevantes basados en el contexto de búsqueda y los metadatos a lo largo de los años. Esto da como resultado una experiencia de navegación web más conveniente que puede ayudar a cualquier persona a encontrar fácilmente la información exacta que necesita.
4. Publicidad y marketing mejorados: a nadie le gusta que lo bombardeen con anuncios en línea. Sin embargo, si los anuncios son relevantes para tus necesidades, podrían ser útiles en lugar de ser una molestia. La Web 3.0 tiene como objetivo mejorar la publicidad aprovechando sistemas de IA más inteligentes y dirigiéndose a públicos específicos en función de los datos del consumidor.
5. Mejor atención al cliente: el servicio al cliente es fundamental para una experiencia de usuario fluida de sitios y aplicaciones web. Sin embargo, debido a los costos masivos, muchos servicios web que se vuelven exitosos tienen dificultades para escalar sus operaciones de atención al cliente. Mediante chatbots más inteligentes que puedan hablar con varios clientes a la vez, los usuarios pueden disfrutar de una experiencia superior cuando tratan con agentes de soporte.


¿Cómo encajan las criptomonedas en la Web 3.0?

La blockchain y las criptos tienen un gran potencial cuando se trata de Web 3.0. Las redes descentralizadas crean con éxito incentivos para una propiedad de datos, gobernanza y creación de contenido más responsables. Algunos de sus aspectos más relevantes para la Web 3.0 incluyen:

1. Billeteras cripto digitales: cualquiera puede crear una billetera que le permita realizar transacciones y actúe como una identidad digital. No es necesario almacenar tus datos ni crear una cuenta con un proveedor de servicios centralizado. Tienes control total sobre tu billetera y, a menudo, la misma billetera se puede utilizar en varias blockchains.
2. Descentralización: la difusión transparente de información y el poder entre una gran cantidad de personas es simple con blockchain. Esto contrasta con la Web 2.0, en la que las grandes empresas tecnológicas dominan amplias áreas de nuestras vidas en línea.
3. Economías digitales: la capacidad de poseer datos en una blockchain y utilizar transacciones descentralizadas crea nuevas economías digitales. Estas nos permiten valorar y comercializar fácilmente bienes, servicios y contenido en línea sin necesidad de datos bancarios o personales. Esta apertura ayuda a mejorar el acceso a los servicios financieros y empodera a los usuarios para generar ingresos.
4. Interoperabilidad: las DApps y los datos en cadena son cada vez más compatibles. Blockchains creadas con Ethereum Virtual Machine pueden admitir fácilmente las DApps, billeteras y tokens de los demás. Esto ayuda a mejorar la presencia absoluta necesaria para una experiencia Web 3.0 conectada.


Casos de uso de la Web 3.0

Si bien la Web 3.0 todavía está en desarrollo, tenemos algunos ejemplos que ya están en uso hoy en día:

Asistentes virtuales Siri y Alexa

Tanto Siri de Apple como Alexa de Amazon ofrecen asistentes virtuales que cumplen muchas de las condiciones de la Web 3.0. La inteligencia artificial y el procesamiento del lenguaje natural ayudan a ambos servicios a comprender mejor los comandos de voz humana. Cuanta más gente utilice Siri y Alexa, más mejorará sus IA las recomendaciones e interacciones. Esto lo convierte en un ejemplo perfecto de una aplicación web semánticamente inteligente que pertenece al mundo de la Web 3.0.

Casas inteligentes conectadas

Una característica clave de la Web 3.0 es la capacidad de tener presencia absoluta. Esto significa que podemos acceder a nuestros datos y servicios en línea a través de múltiples dispositivos. Los sistemas que controlan la calefacción, el aire acondicionado y otros servicios públicos de tu hogar ahora pueden hacerlo de manera inteligente y conectada. Tu hogar inteligente puede saber cuándo sales, cuándo llegas y a qué temperatura te gusta que esté tu casa. Puede utilizar esta información, y más, para crear una experiencia personalizada. Puedes acceder a este servicio desde tu teléfono u otros dispositivos en línea, sin importar dónde te encuentres.


Conclusiones

La evolución de internet ha sido un largo viaje y seguramente continuará hacia nuevas iteraciones. Con la explosión masiva de datos disponibles, los sitios web y las aplicaciones están en transición hacia una experiencia web más inmersiva. Si bien aún no existe una definición concreta para la Web 3.0, las innovaciones ya están en marcha. Es fácil ver la dirección en la que vamos y, por supuesto, blockchain parece ser una parte clave del futuro de la Web 3.0.

Explore all of of our content