Blockchain e Inteligencia Artificial - Introducción al Futuro de la Tecnología
HomeArticles

Blockchain e Inteligencia Artificial - Introducción al Futuro de la Tecnología

Intermedio
4d ago
5m

Contenido


¿Qué es la inteligencia artificial (IA)?

La inteligencia artificial es la capacidad de aprender por parte de un programa. Es también la ciencia e ingeniería de programas informáticos inteligentes. Estos algoritmos pueden comprender patrones y resolver problemas utilizando grandes conjuntos de datos sin necesidad de instrucciones humanas. Analizan datos de entrada externos, aprenden de ellos y utilizan dicho conocimiento para alcanzar, mediante la ejecución de tareas, objetivos específicos.

A nivel básico, existen dos tipos principales de inteligencia artificial -IA débil o estrecha, e IA fuerte.

La IA débil o estrecha aborda tareas específicas o limitadas, tales como el reconocimiento facial, el filtrado de spam o la práctica de ajedrez. La IA fuerte, por otro lado, sería capaz de gestionar un amplio rango de tareas, en lugar de una en particular. Potencialmente, podría tener una cognición de nivel humano y ser capaz de completar cualquier tarea intelectual que una persona pueda realizar. La IA débil o estrecha existe ya en la actualidad, mientras que la IA fuerte aún debe emerger -de hecho, muchos expertos ponen en duda su posibilidad.

Resulta imposible predecir los efectos potenciales de la IA fuerte, pero muchos consideran que el futuro del blockchain y la IA probablemente esté conectado. Se puede sostener que ambos formarán parte de las tecnologías más significativas de las próximas décadas. 

Por esta razón, es importante analizar de forma más detenida su posible interacción en el futuro.


La sinergia entre IA y blockchain

Mejoras de tipo IA para el blockchain

La minería requiere una gran cantidad de potencia computacional y energía. Los libros mayores distribuidos (distributed ledgers) sacrifican eficiencia por otras propiedades como la inmutabilidad y la resistencia a la censura. La IA puedes ser muy eficiente en relación con la optimización del consumo energético, lo que puede ser útil para la mejora de los algoritmos de minado. 

Uno de los principales argumentos en contra del uso de sistemas blockchain son los extremadamente elevados requisitos energéticos. Las propiedades criptoeconómicas y de seguridad deseadas introducen tareas computacionales que, de lo contrario, no serían necesarias. Reducir el consumo en blockchains de tipo Proof of Work beneficiaría a la industria en su conjunto, y podría promover la adopción generalizada de las mismas.

La IA podría optimizar también las necesidades de almacenaje de las blockchains. Dado que el historial de transacciones se almacena en todos los nodos, el tamaño del libro mayor distribuido puede alcanzar rápidamente una dimensión considerable. Si los requisitos de almacenaje son elevados, la barrera de entrada también sera alta, lo que potencialmente reducirá el nivel de descentralización de la red. La IA podría introducir nuevas técnicas de sharding de bases de datos, que reducirían el tamaño de la blockchain e incrementarían la eficiencia del almacenaje de datos. 


La economía de los datos descentralizados

Los datos son un activo cada vez más valioso, que no sólo necesita ser almacenado de forma segura sino también intercambiado. Los sistemas efectivos de IA dependen enormemente de los datos, elemento que las blockchains pueden almacenar con un elevado grado de fiabilidad.

Una blockchain es, básicamente, una base de datos distribuida y segura que es compartida por todos los participantes de una red. Sus datos se almacenan en bloques, y cada bloque está criptográficamente vinculado con el anterior. Esto hace que resulte increíblemente difícil modificar la información almacenada sin secuestrar de alguna forma el consenso de la red -como por ejemplo, a través de un ataque del 51%.

Los intercambios de datos descentralizados apuntan a crear una nueva economía de datos que se ejecuta sobre blockchains. Estos intercambios pondrían los datos y el almacenamiento a disposición de cualquier persona (o cualquier cosa) para acceder de forma fácil y segura. Al conectarse a esta economía de datos, los algoritmos de inteligencia artificial podrían usar un conjunto más grande de entradas externas y aprender más rápido. Además de esto, los algoritmos mismos también podrían intercambiarse en estos mercados. Esto los haría más accesibles para un público más amplio y podría acelerar su desarrollo.

Los intercambios de datos descentralizados tienen el potencial de revolucionar el espacio de almacenamiento de datos. Esencialmente, cualquiera tendría la capacidad de alquilar su almacenamiento local por una comisión (pagada en tokens). A su vez, los proveedores de servicios de almacenamiento de datos existentes tendrían que mejorar sus servicios para seguir siendo competitivos.

Algunos de estos mercados de datos ya están en funcionamiento, aunque se encuentran en sus primeras etapas de madurez. Al incentivar a los proveedores de datos y almacenamiento para mantener una alta integridad de datos, los sistemas de IA también se beneficiarán.


Supercomputadoras descentralizadas

El entrenamiento de la IA no sólo requiere datos de calidad de los cuales los algoritmos puedan aprender, sino también mucha potencia informática. Los algoritmos de IA a menudo usan un tipo de sistema informático conocido como red neuronal artificial (ANN). Las ANN aprenden a realizar tareas considerando muchos ejemplos. Estas ANN a menudo requieren una potencia computacional seria para analizar millones de parámetros para realizar una tarea designada.

Si los datos se pueden compartir a través de una red blockchain, ¿por qué no se puede calcular la potencia? En algunas implementaciones de blockchain, los usuarios pueden prestar eficazmente la potencia informática de sus máquinas en un mercado peer to peer (P2P) para aquellos que buscan ejecutar cálculos complejos. Los usuarios están incentivados a proporcionar la potencia informática al obtener tokens a cambio.

Los sistemas de inteligencia artificial podrían capacitarse en estas plataformas informáticas de manera mucho más efectiva y con un costo reducido. Si bien los primeros casos de uso se refieren principalmente a la representación de gráficos 3D por computadora, el enfoque podría cambiar lentamente hacia la IA.

A medida que se desarrollan estas aplicaciones descentralizadas (DApps), las empresas que proporcionan potencia informática pueden ver una afluencia de competencia. Al permitir a los usuarios obtener ingresos alquilando su poder de cómputo inactivo, grandes cantidades se utilizarán de manera más eficiente. En teoría, cuando no está en uso, cada CPU o GPU del mundo podría funcionar como un nodo en una supercomputadora descentralizada.


Una mejor auditabilidad de las decisiones de IA

Las decisiones tomadas por los sistemas de IA pueden ser difíciles de entender para los humanos. Estos algoritmos pueden funcionar con tantos datos que sería prácticamente imposible para cualquier ser humano auditar y replicar su proceso de toma de decisiones.

Si las decisiones se registran en función de cada punto de datos, existe una clara pista de auditoría para que los humanos la verifiquen, lo que podría aumentar la confianza en las decisiones tomadas por los algoritmos de IA.


En conclusión

Si estas dos tecnologías pueden alcanzar su potencial, sin duda crearán un impacto duradero. Si bien muchas empresas los están aprovechando por separado, hay algunos casos de uso interesantes en los que se pueden combinar.

A medida que ambas tecnologías se desarrollan aún más, se puede descubrir más innovación a través del aprovechamiento de la tecnología blockchain y la IA simultáneamente. Los resultados potenciales son difíciles de evaluar, pero es bastante seguro que conducirán a mejoras en muchos aspectos de nuestra economía.